Consejos para lidiar con el estrés y la incertidumbre a más de un año de pandemia

Consejos para lidiar con el estrés y la incertidumbre a más de un año de pandemia

La situación que estamos viviendo ahora, nos hace recordar la incertidumbre por la que pasamos el año pasado, cuando la amenaza inminente de un virus cambió por completo nuestras formas de vida. A partir de eso fue que cada uno vivió de forma diferente el proceso de cambio, que incluyó miedo, angustia, muchas veces ansiedad por el futuro y por qué no también pena y rabia al respecto, es decir impotencia. Es por esto, que se hace esencial que, en el presente año, cuando este panorama mundial en cuanto a cifras nos trae recuerdos amargos, podamos enfrentarlo de manera diferente, estando más preparados para el impacto que esta situación pueda tener en nuestra salud mental.

Palabra clave es el Autocuidado, es por lo que generar un hábito en lo que se refiera al autocuidado tendrá un gran impacto en nuestra calidad de vida.

¿Qué es autocuidado? intercuidado

Puede que ya haya escuchado hablar de esta palabra, si no, le pueden estar surgiendo ideas de lo que se puede tratar. El autocuidado es el conjunto de acciones que podemos emplear en pro de nosotros, de nuestro bienestar personal y por consecuencia, que impacta en el bienestar colectivo (de lo que puede ser la convivencia en casa) si yo estoy bien el resto también estará bien, esto último es el intercuidado.

Buscar tiempo para uno mismo

Conéctese con sus antiguos pasatiempos, cosas que disfrute hacer; se entiende que exista falta de tiempo, pero aparte tiempo al menos una vez a la semana para su disfrute, un cariñito.
Tenemos que forzarnos para crear el espacio que nos permita recargarnos de energía y poder así desestresarnos. Esto podría ser algo como tomar una ducha o un baño, salir a caminar en el vecindario solo (o con su perro) o designar un momento para leer, tejer, cocinar, dibujar, ver películas, o simplemente relajarse después de que los niños se hayan acostado.

Sea realista

Esperar tener un desempeño parecido al de antes de la pandemia (en todo sentido) ya sea como madre/padre, trabajador, pareja; es algo que se aleja de la realidad. Estamos en momentos en los que hay que evitar dentro de lo que es posible el agotamiento psíquico, además de bajar las expectativas con respecto a estos ámbitos, se debe ser realista y comprensivo con usted mismo, ha pasado por mucho. No hay libro de instrucciones para esta situación. Recuerde que está haciendo lo mejor que puede en un momento muy difícil. Tome un descanso y un respiro. Practique la autocompasión.

Establezca límites y conozca sus límites

Con tanta preocupación e incertidumbre en el ambiente, puede ser fácil absorber los temores y preocupaciones de otras personas sin darse cuenta. Si tiene un amigo o familiar que tiene la costumbre de enviar noticias que muestran el peor de los casos o que cada vez que hablan le provoca ansiedad, practique un poco de distanciamiento emocional. Hágale saber que si bien entiende la situación está tomando un descanso de las noticias preocupantes. Cuando las cosas estén más tranquilas con su estado emocional, retome la conexión con esa persona.

Evite sobrecargarse de información

Unido a lo anterior, evite extensas jornadas de noticieros, está bien mantenerse informado acerca de la actualidad, pero tenemos un límite, el cual si es transgredido nos comenzará a afectar y será perjudicial para nuestra salud mental.

Cuida tu cuerpo

El clima más frío y el estrés continuo que todos estamos experimentando en este momento pueden facilitar que caigamos en hábitos que se sienten bien en el momento, pero que pueden ser perjudiciales a largo plazo. Asegúrese de comer adecuadamente, trate de dormir lo suficiente (¡pero no demasiado!) y cree una rutina que incluya actividad física. Esto no significa presionarse para ponerse en forma o no comer helado o evitar un maratón de su programa favorito, significa ser consciente y estar atento a la manera en que se está tratando a usted mismo y a su cuerpo. Pequeños cambios como dedicar tiempo para caminar, hacer una rutina corta de ejercicios o ir a la cama un poco antes de los habitual pueden reducir el estrés y ayudarlo a sentirse más relajado y resiliente.

Finalmente, recuerde, que ser amable con usted mismo no solo lo ayudará a mantener la calma durante este momento difícil, sino que también lo ayudará a garantizar que tiene la energía necesaria para cuidar bien de usted y su familia. Cuando uno se está quedando sin fuerzas, cuidar a los demás puede reducir los recursos ya agotados hasta el punto de ruptura. Pero cuando usted prioriza sus necesidades, está llenando el tanque, tanto emocional como físicamente, y eso significa que estará en condiciones de ofrecer comodidad y cuidado a los demás cuando más lo necesitan.