Farmacia y su labor desde iniciada la pandemia

Farmacia y su labor desde iniciada la pandemia

Hace aproximadamente seis meses se decretó la alerta sanitaria por coronavirus y los distintos establecimientos de salud se acogieron a un plan de acción indicado por Minsal para implementar estrategias de mitigación de contagios. Hospital de Mercedes Chimbarongo no estuvo ajeno y realizó varias modificaciones en su funcionamiento, una de ellas: la entrega de recetas y medicamentos a la comunidad.

La Unidad de Farmacia realizó un ajuste a su sistema de trabajo y se adecuó al contexto de la pandemia. Verónica Soto Bustamante, químico farmacéutica y jefa de dicha unidad, manifestó que, durante las primeras semanas de contingencia, “efectuamos varias modificaciones, por ejemplo, en cuanto al recurso humano (donde habitualmente trabajan 3 tens y una técnico en farmacia), desarrollamos el sistema de turno, viniendo 2 funcionarias una semana y a la siguiente las otras dos donde yo asisto todos los días; no incorporamos más personal, pero sí contamos con el apoyo de otras unidades cuando pueden”.

Respecto a la infraestructura, tuvieron algunos cambios, tal como detalla la profesional: “se habilitaron ventanillas externas para atención de público además de la instalación de una carpa y el sistema de llamado por número, debido a que en el interior (sala de espera del policlínico) las personas tendían a aglomerarse y no respetar distancias”.

Farmacia fue una de las primeras unidades en realizar operativos en terreno, debido a la limitación que tenían principalmente los adultos mayores sobre 75 años quienes no podían salir de sus hogares. En ese sentido, la coordinación para realizar las primeras entregas de medicamentos a domicilio, tal como señaló Verónica, fue de la siguiente manera: “solicité a equipo de Fonendo del Servicio de Salud O’Higgins (SSO), que me habilitara en el sistema la posibilidad de obtener reportes de despachos próximos, así la semana anterior obtengo la planilla, filtro a los mayores de 75 años y la envío a quienes me están apoyando en la entrega (matrona, asistente social, tecnólogo de imagenología, kinesióloga, se van turnando de a dos). Agradecer a todas esas unidades que nos han aportado fuertemente”.

Con varios meses de arduo trabajo, la químico farmacéutica realizó un balance: “Han sido meses bastante desgastantes, pero hemos salido adelante con el apoyo de personal de otras unidades y de las funcionarias de la unidad de Farmacia”.