sarcopenia

Prevenir la pérdida de masa muscular puede evitar dependencia en adultos mayores

Hace unos días el Ministerio de Salud lanzó la “Guía de práctica Clínica Sarcopenia”, un trabajo que busca unificar los criterios de diagnóstico y tratamiento de la sarcopenia en los sistemas públicos y privados de salud, con el fin de que todas las personas mayores de 65 años que padecen este problema tengan un adecuado manejo clínico de la enfermedad.

En la construcción de esta guía participaron diversos expertos de distintas instituciones de salud del país y del Ministerio de Salud, entre ellos, la doctora Sandra Mahecha y el doctor Juan Carlos Molina de Clínica MEDS.

“Esta guía tiene relevancia clínica en términos de salud y de calidad de vida y es por eso por lo que es tan importante que Chile se haya posicionado hoy con una guía de sarcopenia”, explicó la doctora Mahecha, directora del Programa de Promoción de la Actividad Física de Clínica MEDS.

La relevancia de esta guía dice la especialista está en que las personas reciban un adecuado diagnóstico y tratamiento, con el fin de no llegar a los efectos más graves de la sarcopenia como la discapacidad o una dependencia grave.

Masa muscular es clave en la salud

La sarcopenia es la pérdida de masa y fuerza muscular, que es un factor clave para la salud del ser humano. “El músculo representa una parte endocrina que nos regula prácticamente todo. El músculo se comunica con todos nuestros órganos, produce sustancias que llevan información al hígado, a la grasa, al páncreas, al intestino, a los huesos, al sistema inmune e inclusive al cerebro”, afirmó la doctora Sandra Mahecha.

Por eso mantener una buena masa muscular, dice la especialista de Clínica MEDS, hoy es un parámetro de salud fundamental del ser humano. “La sarcopenia se da naturalmente en la medida que vamos envejeciendo, a partir de los 40 años en adelante, cuando comenzamos a perder aproximadamente un 1% de esa masa y fuerza muscular y en edades más avanzadas esto sucede de manera mucho más acelerada”, aseguró.

La doctora Mahecha explicó que, si no se diagnostica a tiempo y si no hay tratamiento, las consecuencias de la sarcopenia pueden ser muy graves. “Si no combatimos la sarcopenia, las personas pueden tener enfermedades asociadas a la falta de masa muscular; empeorar la diabetes porque el azúcar también se regula dentro del músculo esquelético; tener caídas; discapacidad e incluso fracturas a la cadera que es una causa importante de mortalidad después de los 80 años”.

En este sentido la directora del Programa de Promoción de la Actividad Física de Clínica MEDS indicó que “hoy sabemos que abordar este problema nos puede llevar a preservar y a mejorar nuestra salud en etapas más avanzadas de la vida, por eso es fundamental que en el sistema privado y público de salud se tengan estrategias de diagnóstico temprano de la sarcopenia para saber identificar los casos, y prevenir la progresión y el avance de la pérdida de esa masa y fuerza muscular”.

La doctora Mahecha agregó que “muchas de las personas que quedan con discapacidad con la edad o que pierden funcionalidad y pasan a ser dependientes de un cuidador o dependientes de una institución, en gran parte se debe a esta pérdida de masa porque ya no tienen músculo suficiente para salir de una cama, levantarse de una silla, bañarse, o cargar objetos y se vuelve un círculo negativo porque tienen poca masa y se mueven poco; y se mueven poco porque tienen poca masa muscular”.

En este sentido, la especialista de Clínica MEDS hizo un llamado a prevenir el avance de la sarcopenia controlando constantemente la salud de los adultos mayores o de pacientes que han estado por largos períodos inmovilizados. “Hoy sabemos que la mejor forma de combatir la sarcopenia es con el ejercicio físico, también con la alimentación donde las proteínas son muy importantes, pero el ejercicio físico es vital para recuperar la fuerza y masa muscular y el mejor antídoto contra la discapacidad”.