Seremi de Salud O’Higgins fiscalizó pescaderías y entregó recomendaciones para Semana Santa

Seremi de Salud O’Higgins fiscalizó pescaderías y entregó recomendaciones para Semana Santa

La mañana del jueves el Seremi de Salud Pablo Ortiz llegó hasta el Mercado Modelo de Rancagua para fiscalizar locales de comercialización de pescados y mariscos. Acompañado por un grupo de fiscalizadores, el jefe de la cartera de Salud a nivel regional corroboró el cumplimiento del protocolo sanitario.

“Llegamos a este lugar para garantizar el abastecimiento seguro para la comunidad de estos productos. Y tras la fiscalización podemos destacar que en los locales establecidos se puede comprar con tranquilidad. Por lo tanto, le hago un llamado a la comunidad y los invito a comprar solo en el comercio formal que cumple el protocolo sanitario, obviamente siempre sacando su permiso de desplazamiento correspondiente. Lo ideal es que venga solo un integrante de la familia para evitar aglomeraciones innecesarias. Estamos en el peak de la pandemia y necesitamos que las personas nos ayuden y estén activos frente a la grave situación epidemiológica que estamos viviendo”, enfatizó el Seremi de Salud Pablo Ortiz.

Por su parte, Nelson Adrian, Jefe del Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud, destacó algunas medidas para evitar intoxicaciones alimentarias, comentando que “se deben consumir pescados y mariscos bien cocidos hirviéndolos mínimo durante 5 minutos. Además hay que fijarse que los productos estén refrigerados, sin perder la cadena de frío. Y también es necesario lavarse las manos, antes y después de comer. Lo mismo para cocinar los productos”.

Cabe destacar que durante toda Semana Santa habrá diferentes puntos de control estratégicos en la región para evitar movilidad, el mal uso de permisos de desplazamiento y también la venta irregular de productos del mar.

Recomendaciones para consumir adecuadamente productos

Para los consumidores las recomendaciones son las siguientes:

1.- Solo compre en establecimientos establecidos, que cumplan las condiciones higiénicas (conservación refrigerada: máximo 5ºC)

2.- Verificar que el producto no presente aspecto desagradable, deformaciones o signos de descomposición.

3.- El pescado fresco debe estar refrigerado y eviscerado. Si compra el producto y no lo va a consumir de inmediato, manténgalo refrigerado hasta el momento de su consumo.

4.- Verificar que el pescado cumpla con las siguientes características físico-organolépticas:

  1. Aspecto general: buen aspecto, pigmentación bien definida, mucosidad cutánea escasa, transparente, incolora o bien ligeramente opaca;
  2. Olor: fresco a mar o algas frescas
  3. Consistencia muscular: superficie rígida, que no se hunde a la presión del dedo, o bien, si lo hace, retorna de inmediato a su condición normal.
  4. Ojos: el globo ocular convexo llena la cavidad orbitaria o bien se presenta ligeramente hundido. Pupilas negras y brillantes, de forma y contorno definido. Córnea transparente e iris pigmentado;
  5. Branquias: color rojo brillante, olor propio o neutro. Laminillas perfectamente separadas unas de otras.

5.-En cuanto a las preparaciones a base de pescados, se debe cumplir con las condiciones de higiene y manipulación: lavado de manos, uso de agua potable, superficies limpias y evitar la contaminación cruzada: uso de los utensilios y superficies para alimentos diferentes.

6.- El preparar el pescado cocido asegura un menor riesgo de ser afectado por enfermedades entéricas. Lo anterior solo se logra con temperaturas de seguridad en el proceso de cocción de a lo menos de 60º C. El jugo de limón y otras prácticas culinarias similares no resultan efectivas para lograr ese resultado.

7.- En el caso de productos envasados respetar las indicaciones establecidas por el fabricante en el rótulo del producto, respetar las fechas de vencimiento declaradas en el mismo, y si el alimento requiere ser calentado previo a su consumo se deben cumplir los tiempos y temperaturas establecidos por el fabricante.