Fosis y Senadis apoyan a emprendedores en situacion de discapacidad

Fosis y Senadis apoyan a emprendedores en situación de discapacidad

Hace unos días Carlos cumplió 19 años. Los celebró con su mamá visitando el Buin Zoo donde se compró una bolsa con animales plásticos en miniatura. Lo cautivan el león y el elefante y no deja de hablar de ellos. Este joven, que vive en el sector poniente de Rancagua, estudia en el colegio especial Ricardo Olea. Allí, junto a otros compañeros, aprendió una actividad que le permite generar algunos recursos vendiendo bolsas de plástico en la feria de la Población Rancagua Sur, los martes en la mañana.

Carlos es una persona en situación de discapacidad. En la Sexta Región, un 23 por ciento de la población adulta lo es, de acuerdo a la segunda encuesta nacional de discapacidad. Su madre y  abuela, con quienes vive, desean que el joven pueda realizar un microemprendimiento que le permita generar ingresos.

Fosis y Senadis apoyan a emprendedores en situacion de discapacidadÉl es uno de los 20 usuarios y usuarias que participarán en el programa Yo Emprendo Semilla para persona en situación de discapacidad, que ejecuta actualmente el Fondo de Solidaridad e Inversión Social (Fosis) de la Región de O’Higgins, en conjunto con el Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), en el marco de un convenio de colaboración que permitió a este último servicio traspasarle 18 millones de pesos para la concreción de la iniciativa.

Los directores regionales del Fosis y el Senadis, Felipe Osorio y Alejandro Pérez Oportus, respectivamente, visitaron a tres de las personas seleccionadas para ser parte del programa. Uno de ellos fue Carlos, cuya mamá trabaja jornada completa, quedando el joven a los cuidados de su abuela. La idea de la venta de bolsas de plástico le hace sentido a esta familia, pues la actividad va de acuerdo a lo aprendido por el joven en su colegio y se ajusta a sus capacidades y competencias.

Ambos directores también llegaron hasta la casa de Cecilia Zepeda, dedicada a la venta de ropa para mujer en tallas grandes. Esta emprendedora se vino hace unos años del norte, junto a su pareja y sus hijos en busca de una mejor vida. La violencia ejercida por el padre de los niños y niñas, la dejó con severos problemas de movilidad. Hoy, tiene que desplazarse en silla de ruedas y con la ayuda de un tercero. Es jefa de hogar y el sueño de la tierra prometida se transformó en una búsqueda de nuevos caminos para superar el trauma que vivió y las condiciones físicas y económicas en que éste la dejó.

Su situación es compleja, incluso, una de sus hijas mayores se llevó a su hija menor de ocho años de vuelta al norte, pues ella, por su condición de salud y económica, no puede hacerse cargo.

Pero Cecilia es una luchadora y por eso, con el apoyo del Fosis y el Senadis, quiere potenciar su idea de negocio para aumentar los recursos de su hogar. Y podrá hacerlo ahora, gracias a este programa.

Don Alberto, pintor y cortador de pasto desea lo mismo. En la población San Luis, donde vive, bajo una higuera que retrató una noche de luna llena, cuenta con entusiasmo sus proyectos: comprar insumos para seguir pitando; vender sus creaciones pictóricas y por qué no, arreglar la máquina cortadora de pasto con que a veces se gana unos pesos.

Alberto tiene una escasa visión, pero no se queda atrás a la hora de buscar la forma de generar más recursos para, a su vez, optimizar su vida.

Para el director regional del Senadis, Alejandro Pérez Oportus, «este programa implica una gran oportunidad de crecimiento para las personas en situación de discapacidad, siendo consecuentes con el principal objetivo del gobierno liderado por nuestra Presidenta Michelle Bachelet, es decir, disminuir la brecha de la desigualdad desde el paradigma de los derechos”.

“De este modo estamos construyendo a un país más inclusivo con acciones concretas y que van en directo beneficio de la persona con discapacidad y lógicamente de su familia, mejorando su autoestima, motivación y por supuesto su calidad de vida».

Felipe Osorio, director regional del Fosis, señaló que para la institución es fundamental trabajar con personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, por ejemplo, jefas de hogar, jóvenes, población migrantes y también en situación de discapacidad. “Nosotros somos un organismo inclusivo y estamos en la búsqueda constante de la innovación que nos permita sacar adelante iniciativas de esta naturaleza”.

“Sabemos que para Cecilia, Carlos y don Alberto este programa es una gran oportunidad de desarrollar sus habilidades, generar un microemprendimiento, mejorando su situación económica y la de sus familias y eso es lo que buscamos, acortar las brechas y hacerlo con un trabajo coordinado con otros organismos, como en este caso, lo es con Senadis”, señaló la autoridad.

El objetivo de este programa del Fosis es que las personas mejoren su condición de vida, interviniendo su realidad económica, a través del desarrollo de sus capacidades personales.

En este caso, el proyecto busca fomentar la participación de personas en situación de discapacidad en el mercado laboral. Fortalecer el desarrollo de competencias de empleabilidad y emprendimiento, teniendo en cuenta sus capacidades reales, la educación efectivamente recibida y sus intereses; y promover medidas que permitan la igualdad de oportunidades para ellos.